Durante muchos años viví en Segovia, en concreto en un pequeño pueblo rodeado de fresnos y encinas. Fue un cambio el pasar de vivir en Madrid a vivir entre cigüeñas y atardeceres indescriptibles. Pero fue ahí precisamente donde mi creatividad floreció y pasé 5 años criando hijos y diseñando piezas.

atelier-inspiracion-05

Decidí trasladar el trabajo fuera de casa y rehabilité un pequeño pajar, construcción local hecha con piedras y techos de madera donde guardaban la paja recién cortada y corderos recién nacidos.

 

Respetando las técnicas locales di forma a un precioso estudio lleno de luz y tranquilidad con forma de arca de Noé, como decía un amigo.

Aún sigue lleno de mis telas y objetos que me llenan de inspiración, y a menudo salgo de Madrid para pasar largas horas en mi estudio y darme un largo paseo por el campo.

img_7657