pendientes-piedras-preciosas

Balance de los 12 meses, siempre aprender

Se nos acerca el fin de este año 2017. Me suele ocurrir por estas fechas que mi cabeza empieza a hacer un balance del curso, de todos los meses pasados. Lo mejor es encontrar un hueco para prepararse un té y estar un rato en silencio, enfocando los pensamientos en ese balance.

collares-piedras-verdeagua

Incluso os confieso que nada mejor que tener un cuadernito que os guste para apuntar unas notas o reflexiones. Para mi los cuadernos formar parte de mi vida, debo de tener decenas, cada uno con su título, y otros bastante caóticos (aunque yo se cómo encontrar lo necesario). Pues en mi cuaderno de “balances” este año voy a tener que sentarme un buen rato. Sin duda que está siendo uno de esos años intensos, cargados de oportunidades increíbles como el viaje a la India que realicé en Abril, aqui puedes leer un poquito del viaje

He tenido la oportunidad de volver a la Costa Brava, a Londres, y a mi adorada Amsterdam donde viví cuando era estudiante.

Esta foto de los arcos me recuerda a los meses de un año. Cada mes con sus colores, sus matices, y sus oportunidades. Pero también hay hueco para los aprendizajes.

 

Las piezas que he diseñado este año me han hecho muy feliz. Creo que tenían mucha fuerza. Decidí trabajar con ciertas piedras de mejor calidad como turmalinas talladas, zafiros, apatito. A veces cuando se vende una joya que es única, siento una cierta tristeza al envolverla para su nueva dueña. Es una sensación curiosa. Como si un pedacito de mi se fuese. Quizá es por que cada una de mis creaciones salen del alma.

Pero entonces, lo que hago es pensar que no puedo quedarme con esa sensación, y de alguna manera le doy la vuelta a todo y me pongo a diseñar nuevas piezas.

 

Pues como aún nos quedan unas semanas, voy a dejar que transcurran. Serán además semanas con mucho lío, entre los pedidos de Navidad, terminar mis clases en el IED, el curso que voy a recibir mañana en el Museo Balenciaga este fin de semana…

Ha sido un año de aprender y crecer, de recoger frutos después de todo el trabajo de otros años anteriores. Por su puesto que ha habido momentos duros y difíciles, por que así es la vida.

Espero que las persona que me leen hayan tenido un año de aprender. Por que eso es lo que cuenta al final.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.