Efectivamente habéis leído bien. Pasión.

Pasión

No me voy a cansar de repetirlo, pero nadie va a poder montar su propia empresa sino siente eso: pasión.

Cada uno tendrá su forma particular de sentir pasión, no hay un manual de cómo debe sentirse. Pero podríamos definirlo con cinco puntos que nos conectan con ese fenómeno:

  • Por las noches no te duermes pensando en la ilusión que te da empezar tu propio proyecto.
  • Se te forma un nudo en el estómago que confundes con nervios.
  • Crear una energía que te da unas fuerzas increíbles, y que quizá no conocías que tenías.
  • Te visualizas en grande, eres capaz de soñar en grande.
  • Sabes que no todo es fácil, pero la passión te empuja a seguir.

 

Las marcas que transmiten passión son reconocibles, son las que conectan con las personas, son las que recordamos y las que forman parte de nuestra vida. Se incorporan a nuestro estilo de vida, a nuestro universo.

¿Y sabes cómo se  esa pasión se genera pasión en las empresas? Pues fundamentalmente contagiando la pasión de los creadores en los trabajadores, si si, en los que trabajan en la empresa.

Clic para tuitear

Así que vamos a ser claros y francos, no vamos a llegar a tener éxito sino tenemos ganas, pero ganas brutales.

Os dejo unos comentarios a raíz del  workshop en Madrid hace unos días y que quiero compartir con vosotras:

 

“Después del workshop te escribí un tuit agradeciéndote que inspires como lo haces y es que tengo que decirte que salí con la mente más tranquila, más limpia y abierta a la inspiración” ALMA MARTIN

 

“Querida Virginia, una vez más gracias por regalarnos tan maravillosa experiencia, el poder compartir contigo un rato, con tu pasión, con tu espíritu y tu persona es todo un lujo, El encontrarte con el ser humano que hay detrás de cada proyecto y darte cuenta de que se puede, de que es verdad, de que hay otro humano mirándome y diciendome ” Es ahora o nunca” de verdad, muchísimas gracias”. ANDREA GABRIELA NÚÑEZ